miércoles, 14 de diciembre de 2016

Insomnio en el embarazo

Cuando estamos embarazadas el sueño puede venir en cualquier momento del día. Pero no siempre podemos hacerlo cuando queremos o sentimos, verdad? Llega la noche y es cuando deberíamos hacerlo, pero el insomnio llega y no podemos conciliar el sueño.

Causas del insomnio.


Las causas del insomnio pueden ser varias, una muy habitual es la acidez y la constipación. Las hormonas no suelen jugarnos buenas pasadas en el embarazo, y en este caso al relajar el sistema digestivo puede provocar que al acostarnos la acidez o el malestar por la constipación, no nos permita dormir.


Otra de las causas más habituales es la frecuencia cardíaca acelerada, debido por supuesto, a que nuestro cuerpo debe bombear mayor cantidad de sangre para el útero. Esta aceleración provocará que estemos más alertas y el sueño se esfume.  En muchas ocasiones , inclusi durante el día, quizás sientas que tienes dificultad para respirar. Pues esto también sucede al acostarnos, y las respiraciones que harán que nos relajemos para conciliar el sueño serán muy difíciles.


Posiones y ejercicios contra el insomnio


Cuando el embarazo ya está avanzado, seguramente ni siquiera puedas encontrar posición cómoda para poder descansar. De costado es ideal, no sólo para ti sino para el bebé, pero quizás sientas que después de un tiempo la presión hará que necesites cambiar de posición. Boca arriba, muchas mujeres se sienten muy incómodas debido a que se les dificulta la respiración.

Hacer ejercicio es muy bueno, siempre que tu obstetra lo aconseje, aunque sea una caminata de 20 minutos, pero hay algo muy importante, nunca lo hagas de noche, hazlo de mañana. Además de hacer bien al cuerpo reducirá el estrés, lo cual es ideal para esta etapa. Sino puedes hacer ejercicios, intenta realizar repiraciones de relajación y estiramientos, te ayudarán mucho también.


Evita dormir boca arriba, la presión del útero en la espalda y en la vena cava puede producirte taquicardia, hipotensión, palpitaciones, etc. siempre intenta dormir del lado izquierdo. Las almohadas podrán ayudarte muchísimo, si no sufres de acidez puedes uilizarlas entre las piernas para apoyar el abdomen, sino utilizalas para elevar el tronco.


Evita tomar refrescos o cafeina en la noche y también intenta que las cenas sean livianas. Inclusive un vaso de leche tibia puede ayudarte a relajarte y para evitar la acidez en la noche. Tomarse un baño con agua tibia antes de acostarse puede ser ideal, te relajará seguramente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario