lunes, 5 de diciembre de 2016

Evitar contagio de VIH (SIDA) a bebés

El VIH es el virus que inmunodeficiencia humana, el cual produce el SIDA, el síndrome de inmunodeficiencia adquirida. Si una mujer está infectada con el VIH podría transmitirlo a su bebé en el embarazo, durante el parto o en la lactancia.

El VIH destruye las células CD4 del sistema inmunológico, que el organismo las necesita para combatir las infecciones. Es importante aclarar que por portar el VIH no significa que desarrollen el SIDA de inmediato. Podrían sólo ser los portadores del virus.


Es bastante habitual que los portadores del virus, a medida que su sistema inmunológico se debilita, sean mucho más propensos a ciertos tipos de cáncer u otro tipo de enfermedades.  El quedar embarazada siendo portadora del VIH no significa que necesariamente vayáis a contagiar al bebé. Pero si es importante hacer un control estricto de la carga viral, hacer el tratamiento adecuado y tomar la medicación que su médico le indique.

El contagio  madre bebé


El contagio que se da de la madre al bebé puede ser a través de la placenta durante el embarazo o también  en el parto al momento del nacimiento. Y por supuesto, a través de la leche materna. Cuando consultamos a nuestro médico al estar embarazadas nos envian realizar un examen completo de sangre y orina, lo que incluye, generalmente, el análisis de VIH.


Pero si no estás segura que te lo realicen puedes pedirlo. Inclusive, si vas a planear tu embarazo puedes pedirlo  antes de quedar embarazada. Tener este dato es sumamente importante para que tu bebé no se contagie, o que las probabilidades que lo haga disminuyan considerablemente.

A pesar de hacerte los análisis al comienzo de embarazo y dan negativos y consideras que has pasado por situaciones de riesgo desde que has quedado embarazada, podrías pedir que se vuelvan a realizar los análisis a la semana 36 aproximadamente. Es posible que si el contagio era muy reciente no se haya detectado, el VIH puede tener períodos de 6 meses donde no se detecta.


Si tu no te has realizado el análisis durante el embarazo, se aconseja que antes de las 12 horas de haber nacido tu bebé se lo realice, ya que la posibilidad de realizar un tratamiento adecuado tan pronto reduce los riesgos.  El tratamiento dependerá de tu obstetra y de tu colaboración con él.


Pero es indispensable controlar la carga viral durante el embarazo y el conteo de células CD4+. Esto e simportante para poder controlar las infecciones que podrían generarse en tu cuerpo y que tipo de terapia antirretroviral habrá que seguir. Por supuesto que también se analizarán otro tipo de enfermedades y el control de funcionamiento de algunos órganos específicos, como hígado, etc.


La droga que se suele utilizar es el AZT o también llamada ZDV, que al comienzo del embarazo podría llegar a causar mucho malestar, y durante el parto se suministra intravenoso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario